Google y Oracle se confrontan en la Corte Suprema

El resultado en caso de que el sistema operativo Android pudiera tener consecuencias de gran alcance para la industria del software.

Credit... Nordic APIs

La mayoría de los teléfonos inteligentes del mundo funcionan con el software Android de Google. Pero, ¿Google jugó de manera justa cuando creó ese software?

Esa pregunta es el centro de un caso en la Corte Suprema de Estados Unidos. Es la culminación de una batalla que comenzó hace 10 años, cuando la empresa de tecnología Oracle acusó por primera vez a Google de copiar ilegalmente su código.

El código en cuestión tiene aproximadamente 11.000 líneas, lo que representa menos del 0,1% de los 15 millones de líneas que componen el software de Android. Google usó partes de un software llamado Java, propiedad de Oracle, en esas 11,000 líneas, sin pagar ninguna tarifa de licencia. Ahora, Oracle dice que Google le debe casi $9 mil millones en daños, dada la ubicuidad y el éxito de Android.

˝Google esencialmente ofrecía un producto de la competencia y usaba nuestro software en ese producto de la competencia y lo regalaba gratis. Así que es realmente difícil competir con eso˝, dijo Dorian Daley, el abogado principal de Oracle, a NPR.

Google sostiene que a nadie se le debería permitir reclamar la propiedad de este tipo de código. ˝Este ha sido el entendimiento establecido de la aplicación de derechos de autor al software desde que desarrollamos software˝, dijo Kent Walker, vicepresidente senior de asuntos globales de Google.

El caso gira en torno a si Google tenía derecho a utilizar algunas de las API, o la interfaz, del marco de software Java de Oracle.

Al adoptar la interfaz Java, que ya se usaba ampliamente, Google facilitó que millones de desarrolladores de aplicaciones escribieran código para Android, lo que le dio al sistema operativo una gran ventaja.

En una audiencia oral el miércoles, los jueces buscaron analogías mientras luchaban por describir cómo funcionan las API en el mundo del software. El presidente del Tribunal Supremo John Roberts comparó la acción de Google con ˝abrir una caja fuerte˝, mientras que el juez Clarence Thomas dijo que era como tomar el libro de jugadas utilizado por un equipo rival de fútbol americano.

Varios jueces impugnaron la afirmación de Google de que las API no eran protegidas por derechos de autor según la denominada doctrina de fusión, que sostiene que si solo hay una forma de realizar una tarea en particular, entonces es inseparable de la tarea y no califica para protección.

Roberts dijo que ˝la única razón por la que era necesario˝ que Google usara el código de Oracle era que había tenido ˝mucho éxito˝, y agregó: ˝Parece un poco penalizar [a Oracle] por eso˝.

El juez Neil Gorsuch señaló que tanto Apple como Microsoft habían creado sistemas operativos móviles sin necesidad de copiar las interfaces de Java, planteando la pregunta de por qué Google creía que no tenía otra opción.

Thomas Goldstein, que apareció para Google, dijo que elegir qué enfoque de software usar era como elegir entre idiomas disponibles gratuitamente como francés e inglés, y que una vez que Google había elegido Java, tenía que usar las API.

Dado lo áridas y altamente técnicas que son inevitablemente las discusiones sobre el código, no sorprende que ambas partes hayan recurrido a la metáfora para presentar sus argumentos.

La analogía preferida de Oracle, que ha utilizado en sus presentaciones legales, es la serie de libros de Harry Potter. Dice que lo que ha hecho Google es como tomar partes clave de esos libros (títulos de capítulos, nombres de personajes, la primera oración de cada párrafo), escribir un libro nuevo y venderlo.

˝Esos claramente estarían protegidos por la ley de derechos de autor˝, dijo Daley. ˝Simplemente no sería justo que alguien copiara todo eso, escribiera otro libro para obtener ganancias comerciales˝.

Pero los partidarios de Google dicen que la metáfora está mal.

˝La analogía más adecuada sería la estructura del libro en sí˝, como el lomo y las páginas numeradas, dijo Robert Cheetham, fundador y CEO de Azavea, una pequeña empresa de software en Filadelfia. ˝Es el mecanismo para acceder y usar ese libro que es la interfaz no solo para Harry Potter, sino para todos los libros˝.